Estrategas del Seguro y la Banca: Conoce la Tecnología Aplicada a Seguros

La liquidación de seguros es el momento más importante en la relación entre asegurado y compañía. La tecnología llega para mejorar los procesos, hacerlos más eficientes y generar mejoras en la satisfacción del cliente.

El momento del siniestro es, tradicionalmente, el más importante del circuito del seguro. Es el momento de la verdad, dónde cada uno de los actores se juegan las cartas. En el proceso siniestral participan una gran cantidad de actores: el asegurado que hace la denuncia, una o varias aseguradoras involucradas, el productor de seguros, el liquidador y, en el rubro automotor, los talleristas o los encargados de conseguir los repuestos. Además, al momento del siniestro es dónde se empiezan a activar los mecanismos antifraude. Es un momento de tensión, decisivo, y en el cual más atención debe ponerse para la satisfacción del cliente.

La complejidad de los procesos de liquidación y pago de seguros hace que sea un terreno fértil para implementar tecnología. Cualquier mejora tecnológica permitirá agilizar los procesos, garantizar la seguridad y mejorar los sistemas de detección del fraude. Por estas razones es que la liquidación de siniestros es donde se concentra la mayor innovación en seguros.

Las insurtech tienen varias propuestas de tecnología para mejorar los procesos, y las propias aseguradoras empiezan a trabajar en mejoras en sus aplicaciones que permitan avanzar en la autogestión del siniestro. La tendencia es que, en los casos de siniestros simples, los propios asegurados puedan gestionarse todo el ciclo de vida del siniestro desde el celular.

En las actualizaciones de las aplicaciones de las aseguradoras se observan nuevas funcionalidades que van hacia la autogestión. El Grupo Asegurador La Segunda, por ejemplo, presentó recientemente una aplicación que permite al usuario gestionar el recambio de ruedas. En tanto, Galeno Seguros -ver nota a continuación-, está trabajando en una aplicación de “auto-inspección” para poder autogestionar siniestros de automotores.

DOS LLAVES. En el mundo insurtech también se está avanzando en soluciones que ayuden a las aseguradoras a mejorar los procesos. Las empresas tecnológicas vienen a generar una disrupción en el modelo de negocio con tecnología.

Una de ellas es LISA, una solución tecnológica basada en inteligencia artificial y machine learning, que se encarga de acelerar los procesos de liquidación de siniestros. La solución, creada por una compañía chilena, recoge la información enviada por el siniestrado en la denuncia y, automáticamente, propone una liquidación a la aseguradora. En el 80% de los casos, que son siniestros simples, LISA puede tener la liquidación en 15 minutos, sin intervención de un inspector. La solución está pensada para la liquidación de automotores, hogar, desempleo y salud. Además, toda la información generada en la aplicación se asegura en una cadena de bloques (blockchain) con dos llaves: una en poder de la aseguradora y otra en poder del asegurado.

“La idea es agilizar el proceso de extremo a extremo del siniestro desde la denuncia, liquidación y pago”, explica Alfredo Muñoz, responsable de comunicación de LISA Insurtech. El ejecutivo señala que la implementación de tecnología combinada con inteligencia artificial permite reducir en cerca de un 60% los costos de administración del siniestro, ser un 80% más rápidos en la liquidación y aumentar en, aproximadamente, un 20% la satisfacción del cliente.

En un camino similar está Iupik, una compañía argentina que trabaja en resolver la complejidad de los siniestros, especialmente en el rubro automotor. La compañía está trabajando en la primera evolución tecnológica, que tiene que ver con empezar a digitalizar los procesos de siniestros y tener visibilidad en todo momento. Como segundo paso, Iupik espera desarrollar inteligencia artificial. “Le damos la posibilidad de hacer un proceso 100 por ciento online. Los inspectores pueden validar el siniestro desde la oficina a través de una inspección remota o coordinar una inspección física, en caso de que sea necesario”, indica Patricio Pelizzari, CEO de Iupik. Además, la aplicación concentra toda la información del siniestro y permite mantener al usuario informado, mejorando la experiencia. La expectativa es que la implementación de este tipo de procesos reduzca cerca de un 50% los costos por la disminución de los tiempos que requiere un inspector para hacer la inspección.

En los grandes siniestros, la situación es distinta. La autogestión no es posible, porque se requieren inspectores especialistas que puedan hacer una evaluación del siniestro. No obstante, la tecnología ya está ofreciendo alternativas para mejorar el proceso, fundamentalmente con el uso de drones. Esto es de vital importancia en ramas como el agro, donde ante un evento meteorológico, la compañía recibe más de 300 siniestros que deben ser liquidados.

Tomás Fourcade, gerente de Ajustes de Leza Escriña y Asociados (LEA) plantea que, para los riesgos agrícolas, dónde hay grandes extensiones de tierra para evaluar, los liquidadores se apoyan en imágenes satelitales y drones para entender la magnitud de un siniestro. Además, la compañía tiene desarrollado un software propio para cargar información relacionada al cultivo, evaluar el rendimiento del agro y estimar los daños “En realidad, la tecnología no sirve tanto para acelerar los tiempos, pero sí para evitar errores en el proceso. Lo que logramos es asegurar que toda la información que se envía a la aseguradora sea certera”, detalla. Como un segundo beneficio puede haber una reducción de tiempos, porque la compañía aseguradora recibe todo el análisis, evidencia e imágenes de forma mucho más confiable, lo que evita tener que volver a revisar la información, acelerando los tiempos de pago.  

FRAUDE. En el mercado asegurador se estima que el fraude en siniestros representa entre el 10% ó 15% de las primas de seguros. Por eso, se establecen procesos y controles por el que tienen que pasar los clientes para confirmar la existencia del siniestro cubierto por la póliza, demorando los procesos de siniestros. La tecnología ha evolucionado para ayudar a las aseguradoras en este proceso, aprovechando la información disponible para verificar un fraude. “Imaginá cuanto más simples serían los procesos de las aseguradoras si supieran que todo lo manifestado por el cliente es verdad”, apunta Gonzalo Delger, un emprendedor que es uno de los tres miembros fundadores de Emet360, la empresa que representa e implementa la tecnología RA7 en Argentina.

RA7 es una tecnología que permite demostrar la veracidad de la denuncia con un altísimo nivel de seguridad, permitiendo que los clientes que no son de riesgo tengan un proceso mucho más rápido. La tecnología, explica Delger, permite reducir la siniestralidad de la aseguradora, ya que se elimina un alto porcentaje del fraude y mejorar los tiempos de los procesos y, en consecuencia, sus costos.

Otras alternativas también se están utilizando para evitar el fraude. Los liquidadores están aprovechando el sistema Fénix, una base de datos de antecedentes siniestrales que permite detectar a tiempo el fraude.

Fuente: Estrategas

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER
COMPARTE ESTE ARTÍCULO
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Otras notas de prensa

Siguenos en nuestras redes:

LISA Insurtech, Copyright 2020